Última hora:
Toda la información oficial aquí

1933 / El Athletic consolida su hegemonía frente al Madrid

El Athletic Club parecía imbatible a comienzos de los años 30 en la copa tras haber sido campeón ante el Real Madrid (1930), el Betis (1931) y el FC Barcelona (1932).

En 1933, el equipo vasco, campeón ese año de Vizcaya seguía dirigido por Pentland: llegó a la final tras superar al Arenas, al Sevilla, en cuartos de final al Deportivo y en las semifinales al Español.

Enfrente estaba uno de los mejores Madrid de la historia con Quincoces, Ciriaco, Olaso, Lazcano y los hermanos Regueiro, con Zamora como guardameta. De hecho, los blancos partían como favoritos ante el triple campeón vasco.
El Madrid FC, que había perdido su condición de Real con motivo de la proclamación de la República, se adjudicó el campeonato de la Región Centro, superó luego al Racing, al Unión de Irún, al Sporting de Gijón y al Valencia, en semifinales.
Los vascos, liderados por Iraragorri y Gorostiza, sufrieron mucho para llevarse esta copa del año 33: Lazcano adelantó a los blancos y hubo que esperar hasta el minuto 72 para que Gorostiza nivelara el marcador. Solo un minuto después Lafuente completó la remontada.

El Madrid, que completó una gran primera parte, decayó profundamente en la segunda. Uno de los grandes referentes blancos, equipo que para muchos era favorito en esa final, explicó la inesperada derrota madrileña.

Santiago Bernabéu,  secretario de la Junta Directiva del Madrid, se quejó de la actuación arbitral a raíz del juego duro vizcaíno que provocó dos lesionados en los blancos (Hilario y Valle): “La final se ha resuelto entre un equipo de nueve jugadores y otro de once. Cuando el Madrid se ha encontrado prácticamente sin medio centro y sin interior izquierda ha dado el cambio el juego y el partido. El público no ha influido en el resultado, aunque ha mostrado su simpatía por el Athlétic. Ni el público ni el juego; sencillamente, la fuerza numérica, motivada por el juego sucio del Athlétic en la primera parte, que el árbitro no ha sabido evitar. Creo que Arribas no es arbitro de altura para un partido de esta categoría”.

En el lado contrario predominaba la alegría ya que se trataba del sexto título en cuatro años para los vascos.

La final se celebró el día 19 de junio de 1932 y acabó 1-0 a favor de los vascos: el autor del gol de la victoria fue el gran goleador Bata tras recibir un centro de Lafuente. Este, capitán del equipo rojiblanco, fabricó el tanto de la victoria como uno años antes (1930) fue el encargado de dar el título a su equipo en la final ante el Real Madrid.
Los azulgrana, que fallaron un penalti por mano de Roberto lanzado y malogrado por Zabalo, sintieron una gran decepción que resumió las palabras de su propio técnico, Jack Greenwell: “Toda la temporada hemos estado Jugando mal y ganando partidos. Ahora que jugamos bien… perdemos”.

Efectivamente, los culés dirigidos por un maravilloso Samitier, quien se estrelló ante un gran portero rival, Blasco, bordaron el fútbol mientras el club vasco fue sobre todo efectivo y pragmático. Una característica que reconoció el propio capitán rojiblanco Lafuente: “Hemos jugado tal vez menos de lo que acostumbramos, pero una final no es tampoco un partido cualquiera. Se trata de ganar, y esto se ha conseguido, aunque reconozco que el Barcelona ha hecho un partido soberbio”.

Fuente: Semanario AS

Por su lado el semanario As corroborbana estas palabras cuando resumió así lo ocurrido sobre el terreno de juego: “El Athlétic, cierto que no dió la impresión de equipo señor como parece la dió en las semifinales. Pero, al menos, marcó un tanto: aunque éste haya sido feo. Pero basta para que el Athlétic conquistase, un año más. la Copa de España. Donde se demuestra que lo útil no es, a veces, lo más agradable”.

Lafuente fue el encargado de recoger el trofeo, entregado por el ministro de Obras Públicas del Gobierno de la II República, Indalecio Prieto quien repetía como representante institucional el el palco tras haberlo hecho en 1931.

Al ganar por tercera vez consecutiva el título, el Athletic obtuvo asimismo su segundo trofeo en propiedad, tras el conseguido gracias al triplete de 1914-15-16.

En 1932 el Athletic inauguró una tradición: cuando ganaban un título los jugadores le cogían el sombrero a míster Pentland y lo rompían. Se cuenta que en los partidos decisivos, si las cosas pintaban bien para el Athletic, míster Pentland se sacaba el bombín, lo miraba fijamente y decía: “¡Qué poco te queda!”.

Tan solo una semana después Mister Pentland dejaba el club para marcharse a otro atlético en este caso de Madrid y lo hacía con el cariño de la afición y el aplauso de los jugadores en la última sesión de entrenamiento con los recientes campeones de España.

El gran héroe del partido fue Gorostiza que no solo marcó el primero (tras disparo de Iraragoni y paradón de Zamora) sino que fue el autor del pase en el segundo.

El semanario madrileño As no dudó en reconocer la valía de los rojiblancos: “El Athlétic ha hecho acreedor muchas veces al título de campeón de España; pero esta tarde mucho más. Y, en cambio. el Madrid…, mejor dicho, el Madrid, así, en bloque, sí que es digno, por todo lo que representa del título y de todos los títulos. Y una parte del equipo también. Pero el resto, no. Hay que decirlo pronto y con justicia: ganó el mejor y fué el mejor el que jugó más fútbol “de Copa” o de lo que ustedes quieran, pero más fútbol, y el que puso en la contienda un empeño mayor”.

Asistieron al partido el presidente de la Generalidad, Maciá, con su familia; el ministro de Marina, Companys y Rafael Sánchez-Guerra, en representación del presidente de la República, Niceto Alcalá-Zamora. Al terminar el partido el presidente de la Generalidad felicitó a los vencedores, y Sánchez-Guerra les entregó la copa donada por Alcalá-Zamora al capitán vasco Lafuente quien según Mundo Deportivo exclamó: ¡Visca Catalunya! ¡Gora Euzkadi! y ¡Viva España!

Al final, el presidente de la Generalitat, Francesc Maciá, que asistió al partido entregó la Copa a Lafuente lo que provocó un jocoso comentario del periodista Rienzi en As: “El elemento más peligroso del ataque del Madrid fue su extremo izquierdo, Lazcano. El elemento más peligroso del ataque del Athletic fue Gorostiza, su extremo izquierdo. Cuando el señor Maciá estaba entregando la Copa del Presidente de la República a los vencedores una de las personas que lo acompañaba advirtió esta coincidencia. El presidente de la Generalidad exclamó: – ¡Claro! Hasta en el «deporte, las izquierdas son arrolladoras”.

Fuente: Semanario AS

FICHA DEL PARTIDO

Athletic
Blasco; Castellanos, Urquizu; Roberto, Muguerza, Cilaurren; Lafuente, Iraragorri, Unamuno, Bata , Gorostiza

Madrid F.C.
Zamora, Ciriaco v Quincoces; P. Regueiro. Valle y Bonet: Eugenio, L. Regueiro, Olivares, Hilario y Lazcano.

Árbitro
El catalán Arribas

Goles
1-0 M. 25 Lazcano. 1-1- m. 68 Gorostiza; 1-2 M 75 Lafuente.

60.000 espectadores, en el Estadio de Montjuich, 25 de junio de 1933

Únete a la Familia del Fútbol de la RFEF

Únete a la Familia del Fútbol de la RFEF

¿Quieres que te avisemos cuando salgan a la venta las entradas de tu Selección? ¿Quieres recibir las últimas noticias sobre los próximos partidos? ¿Quieres recibir ofertas y promociones exclusivas? !Contamos contigo! Es muy sencillo, rellena este formulario y empezarás a formar parte de la familia del fútbol de la RFEF. ¡Bienvenid@!