Última hora:
Toda la información oficial aquí

1932 / La revancha del Athletic

El primer precedente de final copera entre el FC Barcelona y el Athletic Club tuvo lugar en el año 1920 cuando los azulgrana se impusieron a los bilbaínos por 2 goles a 0. Doce años después, en 1932, el Athletic pudo tomarse la revancha de aquella derrota.

Chamartín acogió en 1932 una finalísima en el que solo hubo un gol que, al fin y a la postre, supuso la tercera Copa consecutiva para los vascos y la duodécima en su palmarés. Ambos equipos llegaron a la final como campeones: el FC Barcelona se proclamó campeón de la Copa de Cataluña y el Athletic Club del Campeonato de Vizcaya.

Fuente: Semanario AS

En octavos, el Barcelona, donde todavía jugaba Samitier junto a hombres de talento y experiencia como Piera, se deshizo del Valencia mientras que el conjunto vasco dejaba fuera del torneo al Unión Club de Irún. En cuartos los catalanes superaban al Donostia y los vascos hicieron lo propio con el Alavés. En semifinales los azulgrana acabaron con los sueños del Celta y los vizcaínos con los del Español tras imponerse en la ida por 8 goles a 1.

De esta forma, dos “históricos” (considerados ya así en 1932) se vieron las caras en la gran final. El semanario As presentaba, de la siguiente manera, el choque:

“Los dos “grandes históricos” ya están en la final. Podríamos decir que “continúan estando en la final”, porque los resultados del día 4 eran ya lo suficientemente claros, pese a los posibles arrestos del Celta en Balaidos y al gesto de los blanquiazules, Alonsos Quijanos sin adarga y sin rodete, sin defensa y sin ataque.’ Athlétic y Barcelona, los dos clubs que más veces figuran en el historial del Campeonato de España, juegan, pues, la gran final del 19 de junio. No son muchas las ocasiones que estos equipos han jugado el partido definitivo, con ser tantas las que llegaron—y ganaron—a la final. Por ello, el último partido copero será, en síntesis, un partido entre la más alta representación del valor futbolístico español. Que los equipos jóvenes nos perdonen, pero así es”.

Fuente: Semanario AS

La final se celebró el  domingo 19 de junio de 1932 y acabó 1-0 a favor de los vascos: el autor del gol de la victoria fue el gran goleador Bata tras recibir un centro de Lafuente. Este, capitán del equipo rojiblanco, fabricó el tanto de la victoria como unos años antes (1930) fue el encargado de dar el título a su equipo en la final ante el Real Madrid.

Los azulgrana, que fallaron un penalti lanzado -y malogrado- por Zabalo, sintieron una gran decepción de la cual quedó constancia en las palabras de su propio técnico, Jack Greenwell: “Toda la temporada hemos estado Jugando mal y ganando partidos. Ahora que jugamos bien… perdemos”.

Efectivamente, los culés, dirigidos por un maravilloso Samitier, se estrellaron ante un gran portero rival, Blasco, y bordaron el fútbol, mientras el club vasco fue, sobre todo, efectivo y pragmático.

Una característica que reconoció el propio capitán rojiblanco Lafuente: “Hemos jugado tal vez menos de lo que acostumbramos, pero una final no es tampoco un partido cualquiera. Se trata de ganar, y esto se ha conseguido, aunque reconozco que el Barcelona ha hecho un partido soberbio”.

Por su lado, el semanario As corroboraba estas impresiones cuando resumió así lo ocurrido sobre el terreno de juego: “El Athlétic, cierto que no dió la impresión de equipo señor como parece la dió en las semifinales. Pero, al menos, marcó un tanto: aunque éste haya sido feo. Pero basta para que el Athlétic conquistase, un año más. la Copa de España. Donde se demuestra que lo útil no es, a veces, lo más agradable”.

Lafuente fue el encargado de recoger el trofeo, entregado por el ministro de Obras Públicas del Gobierno de la II República, Indalecio Prieto quien repetía como representante institucional en el palco, tras haberlo hecho en 1931.

Al ganar por tercera vez consecutiva el título, el Athletic obtuvo asimismo su segundo trofeo en propiedad, tras el conseguido casi 20 años antes gracias al triplete de 1914-15-16.

En 1932 el Athletic inauguró una tradición: cuando ganaban un título los jugadores le cogían el sombrero a su entrenador, míster Pentland, y lo aplastaban. Se cuenta que en los partidos decisivos, si las cosas pintaban bien para el Athletic, míster Pentland se sacaba el bombín, lo miraba fijamente y decía: “¡Qué poco te queda!”.

Antes de la final se disputó en Chamartín la amateur en la que el Imperial se impuso al Erandio.

Fuente: Semanario AS

Tras el encuentro tuvo lugar el último ritual de toda final copera de aquella época, la cena nocturna que el diario La Vanguardia contó así:

“Por la noche, la Federación Nacional obsequió con el tradicional banquete a los clubs finalistas. Presidió el acto el presidente de la Federación, señor García Duran, al que acompañaban en la mesa los representantes de los clubs Barcelona, Athlétic de Bilbao, Imperio y Erandio, los miembros del comité ejecutivo, el arbitro señor Escartín y un directivo del Madrid F. C. Asistieron la mayor parte de los jugadores que habían actuado en la contienda… La comida transcurrió dentro de la mayor cordialidad y la orquesta interpretó aires regionales vascos y catalanes y una selección de «La Verbena de la Paloma», todo lo cual fue acogido con entusiásticos aplausos”.

FICHA DEL PARTIDO

Athletic
Blasco; Castellanos, Urquizu; Uribe, Muguerza, Roberto; Lafuente, Iraragorri, Bata, Aguirrezabala y Gorostiza.

Barcelona
Nogués; Zabalo y Alcoriza; Martí, Guzmán, Arnau; Piera, Arocha, Samitier, Ramón y Pedrol.

Árbitro 
Pedro Escartín

Goles
 1-0 M. 63 Bata

Estadio de Chamartín (18 mil espectadores). Domingo, 19 de junio (17:15)

Únete a la Familia del Fútbol de la RFEF

Únete a la Familia del Fútbol de la RFEF

¿Quieres que te avisemos cuando salgan a la venta las entradas de tu Selección? ¿Quieres recibir las últimas noticias sobre los próximos partidos? ¿Quieres recibir ofertas y promociones exclusivas? !Contamos contigo! Es muy sencillo, rellena este formulario y empezarás a formar parte de la familia del fútbol de la RFEF. ¡Bienvenid@!