Última hora:
Toda la información oficial aquí

1931 / Undécima para el Athletic. Betis, equipo revelación

El reinado del Athletic continuó en tiempos republicanos. Tras ganar liga y copa en 1930, repitió doblete al año siguiente cuando el país afrontaba grandes cambios.

El 21 de junio de 1931, el Athletic Club se vio las caras en la final copera con un equipo que aún no había jugado en Primera, el Betis Balompié convertido en la gran sorpresa de ese año. En el palco de un Chamartín a rebosar estaba el ministro de Hacienda del primer gobierno de la II República, el socialista Indalecio Prieto. Tan solo un año antes la final la había presidido el rey Alfonso XIII acompañado de su presidente de gobierno, el general Damaso Berenguer.

La Copa de España, tal y como se la acabaría conociendo en 1931 en vez de Copa del Rey, arrancó oficialmente el 12 de abril de 1931, solo dos días antes de la proclamación de la II República y los verdiblancos, subcampeones de la Copa de Andalucía, superaron en dieciseisavos de final al Donostia, en octavos al Badalona y en cuartos al Madrid. El conjunto de la capital cayó 3-0 en Sevilla y solo fue capaz de imponerse 1-0 en Chamartín. Emilio Sempere dirigía a los sevillanos donde militaban figuras como Soladrero, Timimi, Sanz y Adolfo, además de Currinchi, Broto, Rosendo y Barrios.

Tras eliminar al Madrid, en semifinales el Betis se emparejó con otros histórico, el Arenas de Guecho. Los verdiblancos cayeron por 2-1 en la ida en tierras vascas pero en la vuelta los andaluces ganaron por 1-0, forzando un tercer encuentro de desempate, que se disputó en campo neutral, en Madrid, el 16 de junio. Allí el Betis se impuso por 0-2, accediendo así a su primera final nacional.

Athletic de Bilbao, campeón de Liga de nuevo en 1931 y dirigido todavía por el británico Fred Pentland, era el favorito aquel 21 de junio, una jornada lluviosa en la capital.

Su camino hacia la final se inició tras imponerse en el Campeonato de Vizcaya. Luego se deshizo en octavos del Sabadell, en cuartos del Unión de Irún y en semifinales del CD Logroño.

La capital de España acogió en pleno de junio esta final que se desarrolló, pese a la fecha, bajo condiciones climáticas inusuales: frío (“siberiano” según Mundo Deportivo) y lluvia.

La experiencia y calidad bilbaína prevalecieron frente a la entrega de los sevillanos y así en el minuto 24 de la primera parte llegó el 1-0, gracias a un bien dirigido disparo de Chirri desde el borde del área.

El Betis siguió atacando pero no pudo con un Athletic que a través de Roberto hizo el 2-0 en el minuto 38 con lo que el partido empezar a quedar muy desnivelado.

Luego vendría el 3-0 en el 54’, obra de Bata, el gran goleador de aquel año en liga. El gol del honor verdiblanco conseguido por Sanz tras recibir un pase de Timimi.

Athletic pudo saborear su undécimo título de Copa, mientras que el Betis empezaba a preparar el camino para convertirse en campeón de Liga en 1935.

A la hora de analiza el encuentro, el diario ABC apuntó que “un partido de Copa, un partido en el que el juego, el buen juego, pasó a un segundo puesto para dejar libre el paso a la eficacia que no faltó al Athlétic ayer. No hizo el once rojiblanco una brillante exhibición de fútbol. Salió a ganar y ganó. El Betis sigue siendo aquel equipo lleno de ímpetu que hace y a varias temporadas puso en un brete al Barcelona. Ha mejorado en juego pero nos atreveríamos a asegurar que ayer estaba un poco alejado de su mejor forma”.

La presencia institucional, muy significativa en 1930 con la asistencia del rey y de su presidente de gobierno, volvió a repetirse al año siguiente ya bajo un régimen republicano. Si Alfonso XIII parecía que buscaba mayor proyección para su novel primer ministro (Berenguer), la II República confiaba en uno de sus ministros más “mediáticos” (Indalecio Prieto) para potenciar la republicanización de la Copa de España, hasta un año antes llamada y nacida como Copa del Rey.

Al concluir la gran final, Prieto, nacido en Bilbao, dio un discurso a los jugadores vascos, a quienes entregó el trofeo de la victoria: “He experimentado—les dijo—una gran satisfacción’ con vuestro triunfo, que os explicaréis perfectamente por razones deportivas y hasta de paisanaje. Pero mi alegría ha sido ‘mayor,’ porque habéis conquistado una gran victoria de un enemigo correcto y valeroso, que ha luchado, como vosotros, con exquisita nobleza.-Ahí tenéis la copa con mi cordial enhorabuena, en esta final que se celebra por vez primera desde la proclamación de la República y que a mí me cabe la honra de presidir como representante del Gobierno”.

FICHA DEL PARTIDO

Athletic de Bilbao
Blasco; Careága y Castellanos; Pichi, Muguerza y Roberto; Felipes, Iraragorri, Bata, Chirri y Gorostiza.

Betis de Sevilla
Jesús; Aranda y Jesusín; Peral, Soladrero y Adolfo;’ Timimi, Adolfo II, Romero, Enrique y Sanz.

Árbitro
Arribas

Goles
1-0: M.24 Chirri; 2-0 m. 40 Roberto; 3-0 M. 54 Bata; 3-1 M. 57 Sanz

Estadio Chamartín (21 de junio de 1931) 20 mil espectadores

Únete a la Familia del Fútbol de la RFEF

Únete a la Familia del Fútbol de la RFEF

¿Quieres que te avisemos cuando salgan a la venta las entradas de tu Selección? ¿Quieres recibir las últimas noticias sobre los próximos partidos? ¿Quieres recibir ofertas y promociones exclusivas? !Contamos contigo! Es muy sencillo, rellena este formulario y empezarás a formar parte de la familia del fútbol de la RFEF. ¡Bienvenid@!