Última hora:
Toda la información oficial de la Final 2018, próximamente aquí

1924 / La magia de René Petit

La presencia vasca se mantuvo en la final copera de 1924 con el Real Unión de Irún pero no la catalana ya que en esa finalísima el Real Madrid fue el rival de los irundarras.

Se trató de un partido que concitó una enorme expectación. El diario ABC narró cómo de “Madrid llegaron trenes abarrotados de excursionistas, y de las poblaciones cercanas acudió enormísima muchedumbre”. De hecho, 20 mil personas asistieron al encuentro.

El equipo de Irún, liderado por Gamborenea y por René Petit, ganó al Real Madrid la final de Copa de 1924 disputada en el campo de Atocha gracias a un gol de Echeveste en el minuto 23 de la segunda parte.

Un escueto resultado que mostró claramente que se trató de un encuentro muy igualado en los primeros 45 minutos y que en la reanudación solo tuvo un color, el del conjunto vasco.

El gran protagonista del duelo fue René Petit que en 1917 dio el título a los blancos y en 1924 a los irundarras. El diario ABC se rindió a la calidad del francés, autor de la asistencia a Echeveste en el gol de la victoria: “Del Irún, René Petit colosal… es él el campeón de España. Vale por un equipo: Ciencia (valga la palabra), habilidad, vista, temple de balón, todo lo reúne. No ganó el Irún; ganó Rene”.

El Real Madrid había arrasado hasta ese momento con una delantera maravillosa compuesta por Muñagorri, Valderrama y, sobre todo, Monjardín. Además, contaba con hombres como Félix Pérez y Del Campo.

En de cuartos los madrileños se deshicieron del Natación Alicante por un global de 7-2, eliminatoria en la que Monjardín anotó cuatro tantos, dos en la ida y dos en la vuelta. En semifinales el Athletic Club venció en San Mamés pero cayeron en la vuelta, donde los blancos ganaron por 3-0 con tantos de Valderrama, Monjardín y Félix Pérez.

Por su parte, el Real Unión consiguió alcanzar la final batiendo al Sevilla en cuartos y al Barcelona al que derrotaron 6-1 en un legendario partido de desempate en Atocha donde el equipo catalán de Piera, Samitier y Alcántara fue destrozado con dos goles de Vázquez, dos de Errazquin y los de René Petit y Gamborena.

Fueron unas eliminatorias muy sorprendentes (elminados el rey del torneo -el Athletic- y el vigente campeón -el Barcelona-) como se encargó de remarcar Madrid-Sport: “¡El «Atletic Club» de Bilbao y el «Barcelona
F. C.» vencidos…! ¡Este es el imprevisto resultado que nos han deparado las
semifinales de este campeonato que ya habrá finado cuando se publiquen estas líneas. ¿Quién había de decir que el «Real Madrid- y el «Real Unión» de Irún, equipos conocidos sí, de potencia notoria, especialmente el guipúzcoano, pero que en la ocasión presente no merecían de la afición en general, el crédito necesario para estimárseles como futuros finalistas o probables cuando menos, habían de eliminar a los «favoritos»?”.

El Campeonato de España lo jugaban los diez campeones de los campeonatos regionales de Asturias, Aragón, Cataluña, Cantabria, Centro -del que era campeón el Real Madrid , Galicia, Vizcaya, Guipúzcoa -del que era campeón el Real Unión-, Levante y Andalucía.

En los irundarras, que se llevaron así su cuarta copa, jugaba Emery II de portero. Su hijo Juan, padre de Unai Emery, contó al diario As los recuerdos de aquel partido:

“Aquel 4 de mayo de 1924 tal vez fuese el día más feliz de su vida deportiva. Con sólo 19 años se enfrentaba al Madrid y le ganaba. Jugar ante el Madrid era como ir al patíbulo, pero Irún se volcó con el equipo en Atocha, un estadio en el que el público se comía a los jugadores. Mi padre me decía que lo que influyó era la grandísima calidad del Real Unión. Su juego encandilaba… Además, la mayoría de los jugadores eran de Irún y, por tanto, amigos. Se entrenaban dos o tres noches y luego iban a inflarse a angulas (risas). René Petit, nunca se entrenaba con el equipo porque estaba en Madrid cursando Ingeniería de Caminos y el fin de semana se cogía una moto y se plantaba en Irún. Su calidad paliaba la falta de entrenamientos. Era sensacional, de hecho jugó tres años en el Madrid, y con una calidad humana más que superior. Y eso lo demostró con mi padre”.

El final del encuentro trajo el momento de euforia para el Real Unión cuando miles de espectadores se lanzaron al terreno de juego “llevando en hombros a los jugadores. Vázquez es el portador de la Copa. Aún ante los ruegos insistentes del público, hubo de ser exhibida la Copa desde la ventana de la caseta de jugadores”.

FICHA DEL PARTIDO

Real Madrid
Martínez; Escobal, Quesadá; Mejía, Mengotti, Barrero; Munagorri, Valderrama, Monjardín, Félix Pérez y Del Campo

Real Unión
Emery; Anatol, Berges; Gamborenea, Rene Petit, Eguiazábal; Echeveste, Vázquez, Errazquin, Matías y Azurza.

Árbitro
Fermín Sánchez

Goles
1-0 M. 68 Echeveste


Atocha (San Sebastián), 20 mil espectadores. Domingo, 4 de mayo de 1924 (16:30).