Última hora:
Toda la información oficial aquí

1923 / La copa de un futuro Lehendakari

La final de Copa de 1923 citó de nuevo a un equipo catalán, esta vez el Europa, y a uno vasco, el Athletic, convertido ya en un histórico y dominador del torneo.

El Club Esportiu Europa, fundado en 1907 y vinculado al barrio barcelonés de Gracia fue un duro rival para el Athletic que solo se pudo llevar el trofeo tras ganar por un solitario gol a cero. Fue un duelo vasco-catalán como el diario Mundo Deportivo se encargó de resaltar:

Y también fue un duelo de técnicos ingleses en el banquillo: Fred Pentland por el equipo vizcaíno y Ralph Kirby en el equipo de la Ciudad Condal. Los de Bilbao, finalmente, se adjudicaron su novena copa gracias a un tanto de Travieso.

A pesar de esa derrota en la finalísima, el Europa hizo historia desde el arranque cuando derrotó al Sevilla FC, en cuartos, y al Sporting de Gijón en semifinales hasta llegar a la finalísima el 13 de mayo de 1923. Tuvo lugar en el campo de Las Corts que contaba con tan solo un año de existencia y que registró una gran entrada: 30.000 espectadores presenciando la fiesta futbolística.

El diario Pueblo Vasco contó como “antes del partido, el capitán del Europa declaró que ‘nosotros vamos al campeonato de España con más serenidad que la que fuimos al campeonato de Cataluña. Jamás combatimos con el Athletic y, francamente, vamos a la lucha con la impresión que da lo desconocido, pero con la fe que nos conceden los méritos que hemos alcanzado en los partidos de eliminación”.

Además, pese a lo que pudiera parecer, el conjunto barcelonés dominó el encuentro tanto en su primera como en su segunda mitad. Tal es así que Vidal, el portero vasco, fue considerado el héroe del encuentro y el propio presidente de la entidad vizcaína reconoció la superioridad del rival. Sin embargo, el gol de Travieso en el minuto 37 fue determinante para dar el título a los de Bilbao.  Por el lado del modesto Europa, un equipo caracterizado por su empuje y garra, destacó la figura del delantero Cros que llevó peligro desde el arranque del choque. De hecho, La Vanguardia eligió no solo a Vidal sino igualmente a Cros como los hombres del partido:

“Tal vez este dominio pronunciadísimo del ataque europeo se mantuvo durante tan largo rato por culpa de los mismos medios alas athléticos que Invadieron el terreno de los defensas, con el único objeto de mantener la ventaja, pero aun así la variedad de recursos de los delanteros blanquiazules, superiores a los del ataque… del nuevo campeón, fue evidente siempre, y débese que no viniera el empate a la buena actuación de Vidal, no exenta de momentos de suerte; a la táctica equivocada de insistir en el juego alto y al poco acierto que se tuvo en los momentos finales en algunas ocasiones en que el goal parecía inminente… Cros fue un delantero centro, que a pesar de estar estrechamente marcado por Larraza hizo prodigios de valor, siendo un peligro, constante”.

Madrid-Sport reflejó, por su lado, esta situación inesperada, la de un conjunto modesto que apabulló a su rival: “Los athléticos, con visible error, se repliegan en su goal, pero el portero athlético se muestra invulnerable, debido a la enorme actuación de Vidal, bien secundado por Acedo”.

El regreso a Bilbao desde Barcelona fue apoteósico. Unas 50.000 las personas se echaron a las calles el día 15 de mayo para recibir al campeón y festejar una Copa que contribuyó a ganar, si bien no en la final, José Antonio Aguirre, el que luego fuera Lehendakari desde 1936 hasta su muerte en París en 1960, ya en el exilio. Aguirre, de 19 años, debutó con el Athletic con 17, y ayudó a que su equipo alcanzara la final: jugó en el 5-0 ante el Madrid en la vuelta de los cuartos  y en el derbi en semifinales contra la Real Sociedad, que se resolvió en San Mamés (2-0) tras el 0-0 de la ida.

Este título fue muy especial para Sesúmaga que se convirtió en el primer jugador en ganar la copa con tres equipos diferentes: en 1919 con el Arenas, en 1920 con el Barceona y en 1923 con el Athletic. Luego le igualarían Zamora  (con el Barcelona en 1920 y 1922, el Español en 1929 y el Madrid en 1934 y 36) y Bern Schuster con Barcelona (1981, 83 y 88), Real Madrid (1989) y Atlético (1991 y 1992).

Además esta final dio pie a que naciera una marcha musical compuesta para festejar la consecución del Campeonato de Copa así como el 25 aniversario del club vizcaíno, ambas celebraciones de 1923. Su autor fue el entonces director de la Banda Municipal de Música de Portugalete, Marcelino Amenábar (1880-1923). Era el “Pasodoble Athletic Club”.

FICHA DEL PARTIDO

Athletic
Vidal; Duñabeitia, Rouse; Sabino, Larraza, Legarreta; Echevarria, Sesúmaga, Travieso, Carmelo y Acedo

Europa

Bordoy; Serra, Vidal; Bonet, Pelaó, Artisús; Pellicer, Julia, Cros, Olivella y Alcázar.

Árbitro
Rasero

Goles
1-0 M. 37 Travieso


Las Corts (Barcelona). 13 de mayo de 1923.

Únete a la Familia del Fútbol de la RFEF

Únete a la Familia del Fútbol de la RFEF

¿Quieres que te avisemos cuando salgan a la venta las entradas de tu Selección? ¿Quieres recibir las últimas noticias sobre los próximos partidos? ¿Quieres recibir ofertas y promociones exclusivas? !Contamos contigo! Es muy sencillo, rellena este formulario y empezarás a formar parte de la familia del fútbol de la RFEF. ¡Bienvenid@!