Última hora:
Toda la información oficial aquí
Fotografía fuente: Heraldo de Madrid

1921 / El primer duelo entre atléticos

El Athletic Club volvió a ser finalista en 1921 esta vez con el Atlético de Madrid como su rival. Se encontraban así sobre el terreno de juego y en una finalísima el padre (el club vizcaíno de donde procede el equipo madrileño) y su hijo futbolístico.

Los vascos, liderados por Laca, Sabino y Allende se deshicieron del Arenas de Guecho (2-1) en el Campeonato Regional. En cuartos, eliminaron al Sporting de Gijón (2-1 y 0-1), y en semifinales se midieron al Sevilla FC que ganó la eliminatoria pero que acabó descalificado. El Athletic presentó reclamación por alineación indebida de cuatro jugadores sevillistas: Ocaña, León, Rey y Spencer. Esta reclamación se basaba en que los jugadores Ocaña, León y Rey (fichados por el Sevilla procedentes del Betis) habían jugado esa misma temporada en el equipo bético y que Spencer lo había hecho en el Real Oviedo.

Por su lado los madrileños, campeones del campeonato regional, se deshicieron del Barcelona y del Real Unión Club para alcanzar la finalísima. El Barcelona se retiró de la competición contrariado por la designación de Sevilla como sede de la final por parte de la Real Federación Española de Fútbol. Los azulgranas consideraban que la final debía jugarse en su estadio porque los sevillistas se habían retirado en la anterior edición.

El equipo madrileño no ganaría la final pero el pase a la misma quedó como uno de los primeros grandes hitos de su historia.

En su tesis doctoral sobre la historia del Atlético de Madrid, Fernando Sánchez Postigo, sostiene que “el 21 de abril, se jugó el encuentro de vuelta en un lleno y engalanado O,Donnell. El Athletic se impuso por 5-2 merced a los tantos de Olalquiaga, Fajardo y Triana(3)… Al cuarto de hora ya vencían los iruneses por 2-0 merced a los goles de Marioterna y Patricio; un resultado que apeaba a los locales. En el minuto 65, Olalquiaga marcó de penalti igualando la eliminatoria. A partir de aquel momento, el equipo madrileño se hizo dueño del partido por juego y rabia, y de la mano de un Monchín Triana excepcional (en uno de sus goles regateó a medio equipo vasco incluido a su portero, Muguruza; al término del partido fue llevado a hombros por los espectadores) los rojiblancos remontaron el partido; los tres tantos  de Triana y otro de Fajardo metieron a los locales en la final. El público, los casi 15.000 espectadores que llenaron O ́Donnell, celebró la victoria por todo lo alto jaleando la exhibición del Athletic Club de Madrid. Los viejos aficionados del Athletic nunca olvidarán aquella tarde puesto que presenciaron uno de los mejores partidos que jamás se han visto en O ́Donnell. Manuel Rosón añade que el balón de aquel sensacional encuentro, con su fecha y tanteo registrados con pintura blanca, permaneció durante mucho tiempo en la sede social del Athletic Club de Madrid; desapareció cuando se produjo el traslado de las oficinas de la calle Barquillo al Estadio Vicente Calderón”.

El Athletic de Madrid logró en 1921 la gesta más importante de sus primeros 20 años de existencia: jugar  la final del Campeonato de España. Los madrileños no sumaba ningún título copero mientras que los vascos contaban ya con siete campeonatos y cuatro subcampeonatos.

Sanchez Postigo recuerda que “sobre la directiva madrileña llovieron presiones para que la final se celebrase en Bilbao. Los vascos esgrimieron los argumentos de la paternidad del club bilbaíno, la fraternidad y el “sucursalato”, además del temor de acudir a Sevilla por la reciente polémica semifinal entre vascos y sevillistas. Ruete aceptó jugar en Bilbao lo que marcó su declive en el Athletic ya que los socios madrileños nunca le perdonaron que accediese a disputar la final del Campeonato de España en San Mamés. Aun así, continuó en la presidencia dos años más sostenido por su indudable prestigio personal, más los socios no olvidaron su debilidad en

aquel momento”.

Finalmente, los vascos jugaron, el ocho de mayo, la final en su propio estadio que registró una excelente entrada (batió el record de público y recaudación – 60 mil pesetas) lo que volvía a confirmar la gran expectación que levantaba la final copera.

De común acuerdo, el Athletic Club de Bilbao vistió con su camiseta rojiblanca y pantalón negro, mientras que el Athletic Club de Madrid lució su indumentaria primigenia: camiseta azul y blanca a grandes rayas verticales y pantalón azul. El campo bilbaíno se llenó con unos 15-20.000 espectadores.

El Athletic, sin su capitán Germán, se adelantó en el minuto 31 por mediación de Laca. Triana igualó para los madrileños y antes del descanso, Acedo puso a los leones por delante de nuevo.  El propio Acedo, desde fuera del área, y Laca completaron la goleada.

Fue el último título de Pichichi, quien colgó la botas ese mismo año y falleció víctima del tifus en 1922.

Luis Olaso, el delantero del equipo madrileño dio a conocer posteriormente algunos detalles de la final: “El Atlético de Madrid era todavía una sucursal del Bilbao y, por ello, por acceder nuestro presidente, don Julián Ruete, cometimos la equivocación de jugar en San Mamés. Indudablemente, ya que estábamos acostumbrados a los campos de tierra, por no haberlos de hierba en Madrid, y el de San Mamés no nos dejó jugar a gusto en ningún momento. Además, los bilbaínos tenían un equipo formidable”.

Luego se abrió el tiempo para la celebración. Como reflejara El Imparcial, “a la salida organizose una manifestación popular. Los futbolistas campeones de España iban acompañados de una banda de música con recorría las calles de la población tocando alegres pasodobles”.

Fue el último título de Pichichi, quien colgó la botas ese mismo año y falleció víctima del tifus en 1922.

Luis Olaso, el delantero del equipo madrileño comentó posteriormente algunos detalles de la final: “El Atlético de Madrid era todavía una sucursal del Bilbao y, por ello, por acceder nuestro presidente, don Julián Ruete, cometimos la equivocación de jugar en San Mamés. Indudablemente, ya que estábamos acostumbrados a los campos de tierra, por no haberlos de hierba en Madrid, y el de San Mamés no nos dejó jugar a gusto en ningún momento. Además, los bilbaínos tenían un equipo formidable”.

Luego se abrió el tiempo para la celebración. Como reflejara El Imparcial, “a la salida organizose una manifestación popular. Los futbolistas campeones de España iban acompañados de una banda de música con recorría las calles de la población tocando alegres pasodobles”.

FICHA DEL PARTIDO

ATHLETIC
Rivero, Beguiristain, Hurtado. P. Belauste, J. M. Belauste, Sabino, Villabaso, Pichichi, Allende, Laca y Acedo.

ATLÉTICO DE MADRID
Durán, Olalquiaga, Pololo, Escalera, Fajardo, Olarreaga, Amann, Tuduri, Triana, Del Río y Luis Olaso.

Árbitro
Berraondo.

Goles
1-0: Min. 31; Laca. 1-1: Min. 38; Triana. 2-1: Min. 44;Acedo, de penalti. 3-1: Min. 68; Acedo. 4-1: Min. 73; Laca.

Incidencias
San Mamés. 8 de mayo de 1921.

Únete a la Familia del Fútbol de la RFEF

Únete a la Familia del Fútbol de la RFEF

¿Quieres que te avisemos cuando salgan a la venta las entradas de tu Selección? ¿Quieres recibir las últimas noticias sobre los próximos partidos? ¿Quieres recibir ofertas y promociones exclusivas? !Contamos contigo! Es muy sencillo, rellena este formulario y empezarás a formar parte de la familia del fútbol de la RFEF. ¡Bienvenid@!